NI TAN ALTO, NI TAN DIFICIL…..Corredor de la Z (PD+, 300m)

Como el fin de semana ha sido borrascoso hasta decir basta, me he visto obligada a quedarme en “Mañolandia”. Cómo limpiar los cristales de las ventanas de mi casa no es una opción, me he entretenido escribiendo este reportaje sobre la actividad que hice hace 3 semanas que me resultó muy gratificante y no precisamente por el grado.
Mi amiga María Jesús quería probar “eso” de los corredores de nieve, a sabiendas que “eso” no era calzarse las “playeras” y echar a correr por la nieve.
No conocía la canal de la Z, ni lo que queda más allá. Era la excusa perfecta para conocerla e iniciar a mi amiga en el uso de los 2 piolets.
Éste corredor, normalmente se utiliza como vía de descenso de los corredores clásicos de Telera, pero prácticamente nadie lo sube. Me costó mucho encontrar un reportaje/reseña “decente” de ascenso. Casualmente encontré una, era Eugenio (amigo nuestro), aunque él se lo encontró en condiciones bastante distintas. Pero tenía toda la información que necesitaba.
Salimos del parking de Lacuniacha (1.340 m), dónde parte una pista, cerrada al tráfico particular, que se dirige al ibón de Piedrafita (1.602 m). Pasamos bajo la muralla norte de la sierra de la Partacua, mientras amanecía sobre Peña Telera y Cachivirizas.
Pasamos por la Gran Diagonal y el cono de entrada aún sin purgar. Ese mismo día tuvo un par de purgas, las vimos a la bajada.
Vemos la entrada a los corredores clásicos: Mª José Aller a la izquierda, la Y en el centro, entre ambos está la línea diagonal del Maribel.
Seguimos hacia el oeste y vemos la entrada a la Z.
Dejamos a la derecha la loma del Cerrigüelo (1.809 m). El circo se cierra de frente con la escarpada Peña Castech (2.099 m).
Subimos hacia la entrada del corredor, su nombre proviene del marcado quiebro que efectúa en la parte central, el trazado hace una Z, ahora oculta entre los resaltes. En la parte inferior es un corredor bastante ancho que se estrecha a la salida. La inclinación de las rampas no supera los 45º-50º por lo que suele ascenderse sin encordamiento.
Cogemos el corredor central, tal y cómo dijo Eugenio y ahora, el GPS. Hay otras 2 variantes, a la izquierda y otra a la derecha. Pero hoy, no venimos a enmarronarnos, sino a disfrutar.
Según progresamos, nos hundimos bastante en la nieve, todavía sin transformar. Más nos valía haber traído las aletas y los remos… A este ritmo se nos pondrán unos gemelos de jugador de rugby. En fin, como somos mañicas y cabezonas, tiramos para arriba.
La pendiente es moderada pero de vez en cuando, paramos a descansar. Poco a poco, el corredor se va encajonado y empinado.
Después del primer anclaje de rápel a la izquierda de la vía, el corredor se bifurca en 2 ramales. Cogemos la canal de la izquierda, tal y cómo me indicó Jesús Vallés, aunque aparentemente parezca más viable la de la derecha.
Al cabo de unos 50 metros, encontramos el segundo anclaje. Unos pocos metros más arriba, está el único pasito algo delicado de la ascensión, una mezcla un poco “sucia” de roca, nieve y hielo podrido. Aproximadamente, unos 10 metros, después de esto, vemos la salida, quedarán 20 metros de corredor.
Casi a la salida, en la parte izquierda, los terceros y últimos anclajes. Uno con cordinos muy alto y otro de parabolts, también fuera de nuestro alcance, sobretodo del mío.
Salimos, la brecha está a 2.545 m.
Todo el esfuerzo vale la pena solamente por ver la cara de felicidad de mi amiga una vez superado el corredor.
Nuestra intención era montar un rápel de 60m para evitar el “pasito delicado”, pero es imposible alcanzar los anclajes.
En ese momento aparecen dos chicos que vienen de escalar el corredor María Luisa. Van a bajar por la Z. Tampoco ellos llegan al anclaje. Decidimos destreparlo, hoy no era un buen día para iniciarme en el drytooling… Ellos bajan delante y nos marcan la huella de maravilla. Destrepamos despacito en el tramo delicado
Bajamos y bajamos, disfrutando de las hermosas vistas que nos regala el Pirineo. Estamos felices, ni tan pequeño, ni tan sencillo....
De vez en cuando, por hacer cosas no tan cañeras no se disfruta menos. Por no hacer un ED+ (no creo que nunca hago eso, de todas formas) vas a pasarlo mejor que en un AD. La compañía es el factor indispensable.
Dicen los que saben, que lo mejor de la vida es el viaje, el camino, más que la meta. Pero como siempre, es muy fácil decirlo y muy difícil apreciarlo.
Yo me quedo con la cara de felicidad de mi amiga.
María Jesús me llama el lunes: “…niña, en el trabajo se piensan que me he echado novio nuevo, es que aún me dura el subidón….”

FOTOS : https://plus.google.com/u/0/photos/114859803069909396450/albums/59889039...

Super.super

La primera vez que te vi (en película,haciendo una cresta)ya dije que lo hacias bien y te querias mucho .Me dijeron que era una de tus primeras ascensiones,sigue asi y deleitanos con tus fotos y relatos. Gracias .-

Gracias por el comentario

Gracias por el comentario Javier. Ha pasado mucho desde la cresta del Alba, ella marcó un antes y un después en mi vida, jamás olvidaré su nombre y lo que de ella aprendí. Tuve la gran suerte de que me iniciase Félix en el mundo del alpinismo y fué él, el que tambien me enseñó a disfrutar de la montaña por ojos de otros.

LO IMPORTANTE ES SENTIRSE FELIZ

Mónica (super nena): Creo que uno de los aspectos más valiosos del alpinismo es compartir la aventura e iniciar a un principiante. Seguro que le has trasmitido mucha confianza a tu compañera. ¡Tú ya eres una experta escaladora!

Lo importante es compartir

Jesús, desde luego, compartir la aventura e iniciar a un principiante es algo inmensamente gratificante. Lo importante no es hacer cima sino, con quién haces esa cima. Gracias !!

Bien Mónica

Bonito relato y buenas fotos, gracias por ilustrarnos con tus ascensiones. Y tanto que (super)

Ni tan super....

Gracias a tí por animarme a escribir y publicar. Resulta muy gratificante compartir experiencias montañeros con personas experimentadas como vosotros.

Página ideada y mantenida por Jesús Yarza García
Powered by Drupal