Garmo Negro (3066m). Corredor Norte con esquís.(9-4-2017)

Desconocemos quien hizo la primera ascensión del corredor Norte del Garmo Negro, el corredor que separa las murallas norte de la Aguja de Pondiellos y el Garmo Negro. Alto de un centenar de metros, termina en el minúsculo y aéreo collado que separa ambas cimas. Una pendiente progresivamente empinada une el ibón de Pondiellos (2749m) con el pie de este corredor, del que no tenía noticia hasta que Ángel Sonseca me habló de él hace un par de años cuando cruzamos el collado que le da fin después de escalar la vía Interactiva de la aguja de Pondiellos y camino a la cima del Garmo.
Aunque este corredor es una vía clásica no hay mucha información en Internet. Antonio Antoñanazas le había comentado a Ángel que la había subido en invierno y que era una ruta muy interesante. El domingo pasado 9 de abril lo escalamos, con un día de tiempo y condiciones magnificas porteando los esquís por la vía a cambio de una aproximación desde el balneario de Panticosa hasta el collado de Pondiellos quizás menos penosa; 1200m de desnivel que se hacen normalmente eternos. Y a cambio, también claro, del gran descenso esquíando desde la cima del Garmo.
En el collado de Pondiellos reposamos un buen rato disfrutando del sol y la vista sobre los Infiernos, siempre impresionante. Nuestro corredor está oculto, hay que contornear la muralla norte de la Aguja de Pondiellos y en seguida aparece. Hasta su base se sube una pendiente larga y monótona.
EL corredor está cerrado a unos 30m del comienzo por un enorme bloque en cuña que subimos con paso de roca por la derecha (III+), hay un clavo y un cinta que ayudan a escalarlo sin atar, según nos habían advertido una cordada que bajaba después de ascender el corredor y la Aguja de Pondiellos. Cuando hay menos nieve, el bloque forma un puente de roca que permite rebasarlo por debajo con un tránsito más fácil.
Encima del bloque, el corredor se empina un poco, con algún tramo a 50º. En el collado nos espera el sol simpre bienvenido cuando se proviene del sombrío norte. Pensamos sin equivocarnos que nos queda lo más difícil. Hasta la cima del Garmo es una ruta muy escalada en verano, travesía clásica Aguja de Pondiellos-Garmo Negro, una trepada fácil, I y IIº, aunque expuesta, sin posible defensa ante una eventual caída si se hace sin cuerdas, riesgo mortal que desgraciadamente ya ha sucedido. Tomamos precauciones asegurándonos con la cuerda de 30m que henos traído.
El primer tramo es un muro de unos 50m hoy en roca seca, con buen agarre para manos y pies que escalamos con los crampones puestos y un poco embarazados con los esquís a cuestas. Por una brecha abierta en la arista de la derecha (hay dos, pasar por la más alta) se cruza a la vertiente opuesta, un corredor de nieve también de unos 50m que lleva a la arista cimera, de otros 50m más fáciles pero delicados en terreno mixto.
Fotos en la cima, un abrazo de amistad después de todas estas horas de escalada y saludos con los esquiadores que han subido por la Normal del collado de Argualas. Ponemos el equipo en modo descenso y esquiamos las pendientes de nieve “primavera” con una temperatura ardiente y primeras nubes del día hasta el bosque y las zapatillas que hemos dejado a fin de nieve. 50 minutos más tarde llegamos al refugio con las primeras gotas de la tormenta.
Fotos y ficha de Ángel y mías: https://goo.gl/photos/brZHqJ8unPoGYLwW7

Página ideada y mantenida por Jesús Yarza García
Powered by Drupal