Pico Cristales, montañas, recuerdos.

Circo de Respomuso.
Las ascensiones por el circo de Respomuso son largas y bastante duras. Desde la Sarra (1420m), punto de partida normal desde la vertiente española, los desniveles a cimas son importantes, más de 1500m, lo que unido al alejamiento del circo por el común acceso del valle del río Aguas Limpias, dan a las excursiones carácter de gran marcha pirenaica.
Son frecuentes las ascensiones en el día, con una larga jornada de montaña, pero más las realizadas con pernocta en el refugio de Respomuso o vivac no muy lejos, en las praderas en torno al antiguo refugio Alfonso XIII. Con la excepción de la clásica “Travesía de la Tres Aristas” del Balaitus (Arista Noroccidental, arista de Costerillou y Crestas del Diablo, una de las escaladas más larga del Pirineo) no son frecuentes los vivacs en pared.

Excursión al pico Cristales.
Huyendo de los rigores de la canícula de julio que abrasa la península Ibérica con temperaturas por encima de los 35º (más de 40º en el sur) Josefina Luna y yo hemos vivaqueado en las praderas próximas al Alfonso XIII. Es un lugar muy agradable, propicio para el camping de fortuna y alejado del tumulto montañero que se monta en el refugio Respomuso los fines de semana del verano y de cuya necesaria organización casi militar somos poco amigos. Mañana domingo 16 de julio subiremos al pico Cristales, una cima que no conocemos.
La vía Normal discurre por la cara Sureste desde el collado de la Piedra de San Martín. Hasta el collado (2295m) la ascensión es un paseo de montaña de unos 50 minutos desde el Alfonso Xlll, siguiendo el GR11; bellos paisajes de pradera y lagos solo violentados por la inútil muralla (¿china?) del ibón de Campoplano, un proyecto de embalse que nunca fue.
Ascensión al Pico.
Desde el collado a la cima restan 600m de desnivel por terreno bastante abrupto que saldamos con lógica montañera y siguiendo algunos mojones de piedra dispersos. En general, es una subida empinada y físicamente exigente, sobre todo en la pala final. Nos ha costado unas dos horas. Ponemos un croquis con las fotos del enlace indicado más abajo.
El primer tercio es una pendiente herbosa que se asciende diagonal izquierda hasta la base de una muralla rocosa que se salva en diagonal hacia la derecha por un paso evidente. Encima, se sale a un pequeño barranco en el que hemos encontrado un hilillo de agua que disfrutaremos a la bajada, cuando el calor poderoso del medio día no perdone ni aquí en altitud.
El siguiente tercio consiste en subir unas canales desdibujadas, con varias alternativas más o menos evidentes, orientadas por algún que otro mojón al que hacemos caso para no discurrir demasiado. Se alcanza una zona menos empinada al pie de la pala final.
El tercio final es un cáos de piedras y más empinado, que parece mejor atacar por la izquierda siguiendo unos últimos rastros de hierba y una serie de acanaladuras difusas. Por fin la arista de cima, horizontal, a base de los grandes bloques graníticos característicos del macizo. Hacemos cima sobre las 12h. 2899m.

Cima, recuerdos...
La cima es una atalaya con vista emocionante sobre los abismos del barranco de Vuelta Barrada, la cara sur del Balaitus y sus aristas filiales. En estos momentos, varias cordadas escalan las crestas del Diablo, ofreciéndonos una estética de postal sobre este infierno hoy amable con sus circunstanciales habitantes. Recuerdo en silencio nuestra escalada a las “Tres Aristas del Balaitus” en el verano de 1986, con Goyo Martínez, Miguel-Angel Garós y Pachi Senosiain, un vivac bajo las estrellas en su cima, tras subir por la tarde su arista Noroccidental y una larga jornada al día siguiente por las aristas de Costerillou y Diablos. Unos días después, partiríamos para escalar otra gran arista, la Integral de Peyterey del Mont Blanc. Ésta no la pudimos acabar por la rotura de las cuerdas por un enorme bloque según hacíamos cima por la arista Sur de la Aguja Negra, obligándonos a un descenso complicado por la arista Este de esta gigantesca montaña, envueltos en la tormenta.
Años antes, en 1975 escalé con Jesús Vallés la vía Flematti de la cara sur del Balaitus. Una “primera nacional” y “primera invernal”, como decíamos antes. Le daba nombre Robert Flematti, el genial pirineísta de origen italiano, compañero de Desmaison en la primera al Linceul de la Grandes Jorasses (9 días de escalada, enero 1968) y de un serio intento al Pilar Central de Freney, entonces todavía virgen. Joder qué tiempos…
Desnivel total 1578m. Distancia ida y vuelta 27,200kms. Horario (con paradas) subida 6h05, total 13h21 efectivas.

Fernando Orús, Julio 2017

Croquis y fotos: https://photos.app.goo.gl/dQS7TPUc3PRbxlnK2

Pico Cristales

Es una atalaya privilegiada que se sube apresuradamente para coger las Crestas del Diablo, a caballo entre España y Francia.

Es la integral...

Sí señor, esa es la Integral a las Crestas del Diablo dirección sur-norte, pero la mayoría de las cordadas españolas suelen comenzar en la Punta Canina, alcanzando su base desde el barranco de Vuelta Barrada.
He visto un vivac en la Cresta a pocos metros debajo de la cima del Cristales, probablemente vestigio de un duro vivac para los que terminaran las Crestas si venían dirección norte--sur desde el Soulano, como la mayoría de los franceses y de los escaladores de la Travesía de las Tres Aristas del Balaitus.

Página ideada y mantenida por Jesús Yarza García
Powered by Drupal